blog de mundobebe.com

Olvidó su contraseña?

16 de Noviembre de 2012

NIÑOS Y TECNOLOGÍA: ¿hasta dónde debe llegar ese vínculo?

  • 2
  • 5171
  • 6


“¿Qué son las cosas que más los inquieta en la relación de sus hijos con la tecnología?” Así comenzó el último evento del 2012 de Mundo Bebé. Esta fue la pregunta disparadora que el psicólogo Roberto Balaguer hizo a los que estaban ayer en la sala de conferencias del Portones Shopping.

¿Hasta dónde permitir el uso de la computadora?, ¿a qué edad pueden tener Facebook?, ¿la computadora en su cuarto: sí o no?, ¿hay que fijarles horarios?, ¿está bueno que suban fotos?, ¿qué pasa con los celulares?, fueron algunas de las preguntas que varios se animaron a hacerle a Balaguer, el cual se comprometió ir respondiéndolas durante la charla. 

Si bien, todos los padres tienen dudas con respecto al uso de la tecnología por parte de sus hijos, lo que recalcó fue que no existe una respuesta única y específica para esas preguntas ya que dependerá de cada caso dado que las familias tienen perfiles diferentes y maneras distintas de manejarse. 

 

Límites: una línea difusa

“Hoy por hoy, la penitencia favorita de los padres es la desconexión”, aseguró el psicólogo Balaguer. Como padres debemos caer en la cuenta de que en algún punto debe existir un límite en el vínculo de los niños con la tecnología. Lo que nos sucede es que esa línea que debemos trazar como padres no es tan clara como en otros aspectos de nuestras vidas.

Cuando los niños utilizan las herramientas tecnológicas, nosotros, los mayores, nos quedamos admirados con la facilidad que tienen para utilizarlas. Esa habilidad, que nos parece que es innata, nos asombra y nos genera una ambivalencia ya que nos gusta que se manejen en lo digital porque es el futuro. Pero también se nos presenta un miedo: que queden embobecidos frente a la pantalla y les cueste realizar otro tipo de actividades. 

Como nos vemos en una situación en donde no todo es tan claro, se debe tener en cuenta tres cosas para poder poner los límites: CONTROL, CONTENCIÓN y CONFIANZA.

El control y la confianza son inversamente proporcional. Cuanto más chicos sean nuestros hijos tendremos mayor control sobre el uso que tienen con las tecnologías. Pero a medida que van creciendo, no podemos seguir estando arriba de ellos como lo estábamos en un principio. No solo porque tenemos que dejarles su espacio sino que también por la confianza que depositamos en ellos. Como creemos que fuimos efectivos en sus primeros contactos con la tecnología, iremos dejando también ellos prueben y vean “libremente” qué hay en la red. 

La contención entra en juego cuando nuestros hijos comienzan a utilizar las redes sociales ya que comienzan a generar contacto con más y más personas. Por eso, como padres debemos saber si sus amigos están en las redes y conocer quiénes son esas nuevas personas que están entrando en vínculo con nuestros hijos. 

 

Los niños y las redes sociales

“La normativa de Facebook admite a jóvenes de 15 años para arriba. Mis hijos nacieron en el 70, así que fíjense”, dijo Balaguer haciendo alusión a que si bien está la regla de Facebook, es muy fácil para los niños romper con esta norma. 

Las redes sociales están cumpliendo un proceso muy importante en la socialización de nuestros hijos ya que lo que pasa en la escuela se comenta en las redes y lo de las redes luego en la escuela. Por eso, aquel niño que no está en la red social se está perdiendo la mitad de la conexión. 

El mayor problema de las redes sociales no es la interacción entre ellos, sino cómo es esa interacción. Algunas generaciones usan las redes sociales para interactuar y organizar eventos o programas, mientras que otras generaciones las utilizan para realizar bullying. Por eso, como padres debemos prestar atención de los movimientos de nuestros hijos en las redes, saber qué hacen y hablar con ellos sobre aquellas actitudes que no nos gustan.

Si bien Facebook es la red social que más usan nuestros niños, ask.fm es otra que está entrando en uso. El problema de esta red es que los usuarios no deben identificarse y se hacen preguntas anónimas entre ellos. Estas preguntas y las respuestas son, muchas veces, complicadas. 

 

No existe el chip tecnológico

Azorados por las maravillas que los niños de un año y medio pueden hacer con nuestros celulares, computadoras o tablets, nos convencemos de que nacieron con un chip tecnológico.

“Los niños ya no son los de antes”, aseguramos cada vez que queremos encontrar una herramienta en el celular y, resignados, vemos que nuestros hijos manejan nuestros aparatos electrónicos como si hubiesen nacido con ellos.

Roberto Balaguer se encargó de desmitificar esa idea de que los jóvenes de hoy en día vienen con un chip tecnológico. Lo que explicó es que ahora hay un contexto diferente, nuevo y permeable, que hace que estos chicos entiendan más fácilmente. 

Igualmente, estamos viviendo una etapa donde se genera un choque generacional. Los adultos tenemos mucho miedo a romper las cosas y por eso las usamos con demasiada precaución. Los niños, además de estar en una etapa caracterizada por ser un momento en el cual el aprendizaje es mucho más fácil, no tienen tanto miedo a romper y por eso se animan más. Balaguer, para revelarnos esta facilidad con la que los niños se conectan con la tecnología, nos mostró un video que compara cómo el Papa Benedicto XVI y un niño se familiarizan con el IPAD. 
 

Lo que sí, lo que no

Las redes sociales, los video juegos y la navegación son las tres zonas donde los niños pasan más tiempo. “Se ha comprobado que los infantes de esta generación duermen entre dos y tres horas menos que los de hace 10 años ya que están o conectados a la computadora o al celular”, informó Balaguer. Por eso es importante que para su salud mental nos propongamos esos límites que nos van ayudar a crecer como familia.

•NO: 45 minutos antes de irse a dormir. Los estudios han demostrado que si se acuestan enseguida de jugar un videojuego, por ejemplo, el cerebro queda recableado y es difícil conciliar el sueño. 

•SÍ: Fijar una hora para apagar el celular. La pantalla del celular es la única que está prendida las 24 horas. 

•NO: hacer lo que no dejamos que ellos hagan. Si les pedimos que dejen un poco la computadora porque hace mucho tiempo que están conectados, nosotros debemos también darnos un respiro apagando la televisión o desconectándonos del trabajo. Somos sus modelos. 

•SÍ: intentar que los video juegos no sean meros pasatiempos si no que sean horas productivas. 

•NO: publicarle cosas en el muro para dejarlos pegados. Si una actitud que tuvieron en las redes no nos gusta, digámosela personalmente. Si nos comunicamos con ellos por las redes sociales lo único que lograremos es que nos eliminen como amigos. 

•SÍ: fijar horas de desconexión, por ejemplo, la hora de la cena. Tomar este momento como un rencuentro.

Finalmente, debemos tener en cuenta que la tecnología no debe ser el lugar donde los niños vayan a llenar el aburrimiento. Hay que evitar que nuestros hijos utilicen la computadora porque no saben qué hacer y cuando no la tienen se aburren. Busquemos que lean, dibujen, pinten. Busquemos invitarlos a andar en bici, sacarlos al parque, jugar a los juegos de caja o nuestro juego preferido de la infancia. Y, por sobre todas las cosas, no dejemos que las herramientas tecnológicas sean nuestra opción para que los niños “no nos molesten”. 

 

Por Amanda Céspedes Calderón

Neuropsiquiatra Infanto Juvenil

 Agregar Comentario

  • Obtener una nueva imagen
  •  
 Comentarios
  • Mario Lopez

    Septiembre 30, 2017 00:43

    Hola soy un investigador que se encuentra estudiando las influencias de las tecnologías en edades tempranas, podrían ser tan amables de contestar una encuesta enfocada a padres de familia, el enlace lo dejo en el presente comentario es con fin de investigación de antemano gracias. enlace: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScZiNITAoQYQYURS0GBq54qZeswUqFwIpZJ1JqSWeudGkvQvQ/viewform

  • Clara

    Noviembre 19, 2012 17:41

    No pude ir pero leí el libro del psicólogo. Muy recomendable

 destacados
 autores