blog de mundobebe.com

Olvidó su contraseña?

28 de Agosto de 2012

Conferencia del pediatra Carlos González.

  • 0
  • 3594
  • 0



En una sala repleta de padres y madres y con el sonido de fondo de los llantos, risas y vocecitas de decenas de niños y bebés, tuvo lugar la conferencia del Dr. Carlos González sobre “Necesidades afectivas de niños y niñas”. La misma estuvo basada en el contenido de su libro Bésame mucho, donde explica que cada animal hace lo que a lo largo de millones de años hizo bien a su especie. Hay animales que necesitan estar pegados a su madre y otros que pueden quedarse solos en sus madrigueras por días. Hay algunos que se independizan a los pocos días de nacidos, y otros que necesitan de un adulto para ser alimentados y cuidados. Este último es el caso de los seres humanos. 

 

El bebé humano necesita llorar cuando está lejos de su madre, porque es la forma de que ésta lo escuche y acuda a su lado. Por eso González explica que es irracional enojarse con un bebé que llora, ya que ésta es su naturaleza. Un bebé no sabe que su mamá está en la habitación de al lado ni que tiene pensado volver al poco rato. Por lo tanto su instinto le dice que debe llorar enseguida, porque si espera que su mamá se aleje mucho, podría venir una presa a atraparlo. A lo largo de miles y miles de años, han sobrevivido sólo los bebés que lloraron, porque los que quedaba en silencio en medio de la selva, seguramente eran devorados. 

 

Otro aspecto de su conferencia estuvo vinculado a explicar la diferencia entre maduración y aprendizaje, palabras que solemos utilizar indistintamente. González explicó que no se aprende a caminar por ejemplo, sino que se aprende por maduración del sistema motor. También comentó que aprender a dar unos pasos no es sinónimo de saber caminar al lado de otra persona que camina. Por lo tanto no debemos enojarnos cuando un niño de 2 o 3 años pide upa. Para ellos ir al lado de su madre en movimiento es complicado. El pediatra español también insistió en la necesidad de juzgar menos severamente a los niños ya que son seres llenos de amor y ternura incondicional. 

 

Refiriéndose a el apego, explicó que el vínculo afectivo es una necesidad primaria del ser humano y que da lugar a una conducta. La calidad de la primera relación del bebé con su madre incide mucho en el tipo de relaciones que establecerá en el futuro con otras personas. Cuanto mejor sea el vínculo con la madre mejor será con el padre, los hermanos, los amigos y el día de mañana con los propios hijos. 

 

Finalmente González mostró una interesantísima secuencia de imágenes de diferentes épocas y culturas donde las madres siempre llevaron a sus bebés en sus brazos o pegados a su cuerpo indicando que recién a partir de la Revolución Industrial se produjo el cambio a través del cual se comenzó a escolarizar a los chicos a edades tempranas. Y que “los niños de ahora son los que menos tiempo pasan con sus padres de toda la historia de la humanidad”. Para pensarlo ¿no?

 

Por Raquel Oberlander

Mamá, Lic. en comunicación y Fundadora del blog.

Seguí en a @raquelober

 Agregar Comentario

  • Obtener una nueva imagen
  •  
 destacados
 autores